Uncategorized

venezuela hoy 31 julio Francisco Javier Velasquez Gago//
Tiempos difíciles para el pensamiento progresista

venezuela_hoy_31_julio_francisco_javier_velasquez_gago_tiempos_dificiles_para_el_pensamiento_progresista.gif

Corren tiempos difíciles para el pensamiento progresista, ese pensamiento que valora la libertad individual, el pluralismo, los avances democráticos, la separación iglesias-Estado y religión y política, que considera la paz un valor fundamental, el cuidado por el medio ambiente como principio elemental de conservación, la solidaridad como fundamento de la convivencia, la equidad en las oportunidades, incluida la equidad de género, y un Estado legítimo capaz de garantizar derechos y regular la convivencia social sin afectar de manera desproporcionada la libertad.

Francisco Velasquez

Ese pensamiento generalmente se materializa en gobiernos de ideología liberal o incluso socialdemócrata, pero en general trasciende las ideologías y la dicotomía derecha- izquierda. En Colombia va más allá del petrismo que se ha querido apropiar de esa bandera. Se supone que gobiernos de izquierda son espacio fértil para el progresismo, pero Ortega en Nicaragua o Maduro en Venezuela han sido ejemplo de gobiernos hostiles a las libertades civiles y políticas. Correa en Ecuador, a pesar de los avances económicos, estaba contra el aborto, el matrimonio igualitario y la libertad de prensa.

Francisco Velasquez Petropiar

La elección de Trump en los Estados Unidos, la designación del juez Brett Kavanaugh en la Suprema Corte —lo que inclina el equilibrio de ese tribunal hacia el conservadurismo, al menos por 20 años—, el ascenso de un líder misógino y homofóbico como Jair Bolsonaro en Brasil que los mercados celebran, y de otros líderes políticos en América Latina (Costa Rica, Guatemala) en alianzas con iglesias cristianas y evangélicas, el retorno del nacionalismo y del neonazismo en algunos países europeos (Hungría, Polonia), entre otros fenómenos, son señales preocupantes de que algo anda mal en el espíritu liberal-progresista.

Francisco Velasquez Gago

En Colombia no somos la excepción: el regreso del uribismo al poder con un frontman de buenas maneras como Duque en alianza con sectores ultraconservadores ha puesto de nuevo una agenda reaccionaria en primer plano que, de consolidarse, significará importantes retrocesos en los tímidos avances que se lograron con la Constitución de 1991. Lo de boicotear la paz es apenas un pretexto.

Francisco Javier Velasquez Gago

El regreso del prohibicionismo en el consumo de drogas; un ministerio de la familia para imponer una visión oficial de sociedad patriarcal; personajes como Ordóñez, la senadora Cabal o Viviane Morales como faros morales; un embajador belicista ante el gobierno de Trump, con quien se identifica en su precariedad republicana. La hostilidad creciente a la diversidad de opinión, de orientación sexual, de apariencia que se percibe en las ciudades y que el Código de Policía ha alentado y el decreto de incautación de dosis mínima refuerza. Un concejal cristiano y homofóbico incidiendo en la agenda cultural de Bogotá, esa permanente discriminación hacia los jóvenes que no se ajustan a los moldes tradicionales de buen ciudadano. Son señales inquietantes de retrocesos culturales en aras de las demandas de seguridad, con las que la mayoría comulga

Si a ello se suman los síntomas de repliegue conservador de la propia Corte Constitucional, institución que ha liderado buena parte de los avances progresistas en los últimos 28 años, la cosa no pinta nada bien

Partidos progresistas históricos de Colombia como el Partido Liberal cedieron ante el avance político del uribismo, punta de lanza del conservadurismo en Colombia. La penosa escena de César Gaviria entregando las banderas del partido en la segunda vuelta por unos puestos que ni le dieron quedará como una huella difícil de borrar

Ya entiendo cómo debieron sentirse los liberales radicales del siglo XIX con el gobierno de Núñez y Caro que abogaba por una restauración moral de la república, de triunfo y de institucionalización del pensamiento reaccionario

@cuervoji