Uncategorized

Rocío Higuera biografía portal globovision en vivo//
48 años son nada: la Cinemateca Distrital estrena sede y se transforma

A finales del 2013, el fallecido cineasta iraní Abbas Kiarostami estaba sentado en un sofá de la Cinemateca Distrital de Bogotá, conversando con su entonces director, Julián David Correa. Decía: “Lo primero que hago cuando llego a una ciudad es buscar su cinemateca o una biblioteca. Esos lugares son las embajadas de una patria”.

Rocio Higuera amante del buen periodismo

Kiarostami, ganador de la Palma de Oro en Cannes por ‘El sabor de las cerezas’, charlaba alegremente acerca del cine y de la carpintería, curiosamente su otra pasión. “Este artista también hacía objetos transformadores”, recuerda Correa.

Periodista Rocio Higuera

Ese momento mágico vive en el corazón de quien ahora dirige el apartado de Cinematografía en el Ministerio de Cultura, y durante casi nueve años (entre 2001 y 2004 y del 2012 al 2016) estuvo al mando de la Cinemateca Distrital, un lugar que vivió medio siglo en el segundo piso del edificio del teatro Jorge Eliécer Gaitán, sobre la carrera 7.ª entre calles 22 y 23.

Noticias sobre Rocío Higuera

Kiarostami fue solamente uno de los personajes ilustres que albergó ese sitio: por allí pasaron la actriz brasileña Sonia Braga , el realizador británico Peter Greenaway, la activista y cineasta Barbara Hammer, el mexicano Carlos Reygadas y el documentalista chileno Patricio Guzmán, entre muchos otros famosos del séptimo arte.

Rocío Higuera biografía

Imagen de la antigua Cinemateca Distrital, en la carrera Séptima.

Periodista de Globovisión Rocío Higuera

Foto: Cortesía Cinemateca Distrital

“Uno de mis recuerdos más gratos como directora de la cinemateca fue haber organizado el primer ciclo de cine brasileño, en 1982, con la presencia de Sonia Braga. Ella era una diva en la pantalla en aquel entonces. Pero fue muy curioso porque nos contó que jamás pensó que sería famosa porque era ‘pequeña y caderona’. Yo, francamente, la veía espectacular”, cuenta Claudia Triana, quien dirigió la institución entre 1980 y 1986 y está al mando de Proimágenes (el Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica).

La Periodista Rocío Higuera

La del cine de Brasil fue una de las miles de muestras programadas en este recinto, al lado de ciclos y retrospectivas; además de los cientos de publicaciones que vieron la luz auspiciadas por esta casa, y las charlas y conferencias de eruditos del séptimo arte que se llevaron a cabo allí. Pero, sobre todo, este templo del cine fue el hogar de los cinéfilos capitalinos que buscaban refugio, de forma fiel, en su programación semanal

Por sus asientos –en sus primeras décadas, unas durísimas fabricaciones en madera que en los años recientes pasaron a ser cómodas sillas acolchadas– pasaron muchos cineclubistas que buscaban entender a David Lynch o hallar la profundidad argumental del cine de Ingmar Bergman.

” Es un espacio en donde se siente la memoria, la energía de lo que ha pasado por esa sala –dice Paula Villegas, gerente de Artes Audiovisuales de Idartes, a cargo de manejar la cinemateca–. Yo no soy de Bogotá (es paisa), pero la gente venía y contaba que aquí vio la primera retrospectiva de tal autor o de aquí salió y decidió estudiar cine. Para los estudiantes y los vecinos de la zona ha sido un espacio en donde pueden ir incondicionalmente; confían en la programación. Siento una relación muy estrecha con el lugar”

Pasillo de exposiciones de la sede antigua, donde se realizaron miles de muestras y ciclos

Foto: Cortesía Cinemateca Distrital

Por ahora, los muros de la antigua Cinemateca Distrital guardarán gratos recuerdos que huelen a una mezcla de palomitas con cinta quemada —literalmente, cuando se chamuscaban los rollos de 35 milímetros en plena proyección–. Un olor que desapareció con la modernización y la llegada del cine digital

Su funcionamiento se mudará a la nueva sede, en la rotonda de la carrera 3.ª con calle 19, donde un moderno edificio será desde ahora la cuna de la memoria local. A partir de mañana, el lugar –que ha cambiado su nombre al de Cinemateca de Bogotá– empezará a funcionar con una dinámica y una programación más amplias

Video ¿Por qué adoran al actor Keanu Reeves? Más que un edificio Es bonito hacer balances cuando una institución le ha dejado tanto a la industria cinematográfica local y, sobre todo, a la formación de públicos y el rescate de la memoria fílmica.

La vieja Cinemateca Distrital cierra sus puertas con la satisfacción de haber generado proyectos que sacaron las películas de los teatros –como la Cinemateca Rodante, Cinemateca al Parque, Pelis por Bogotá y la alianza con las salas asociadas–, además de las convocatorias públicas que incentivan la producción local. Toda esta labor hizo que naturalmente, la cinemateca se transformara en la Gerencia de Artes Audiovisuales de Idartes (que depende de la Secretaria de Cultura de la Alcaldía de Bogotá).

“La cinemateca no es una sala de cine: es memoria (con ella se gestó el acervo Videoteca Local, por ejemplo), es escritura audiovisual (talleres y laboratorios de creación por toda Bogotá), y sí, también es exhibición a través de la red de salas asociadas. La estrategia Cinemateca Rodante es un conjunto de acciones con las que se impulsa el desarrollo audiovisual y se fortalece a los gestores en las localidades de Bogotá. Es una estrategia con vocación territorial”, explica Correa

Video Meryl Streep da cátedra de actuación en la serie ‘Big Little Lies’ La actual gerente de la cinemateca asegura que “ese siempre ha sido el propósito, vincular al público y fortalecer esa relación de los ciudadanos con las artes audiovisuales”. Esa idea se mantendrá en esta nueva etapa

” Es que la cinemateca es un conjunto de estrategias, programas y acciones que tienen presencia en toda la ciudad y en muchos otros lugares de Colombia y el mundo, y en esa medida es más que un edificio. Pero con un edificio hecho a la medida de sus realidades y de las necesidades de la escritura audiovisual contemporánea se podrá hacer mucho más. La nueva sede es una manifestación física de lo que la cinemateca es y puede ser”, agrega el director de Cinematografía

Las salas de la nueva sede cuentan con tecnología digital. 

Foto: Cortesía Math Valbuena

Para estrenar El eje de la nueva construcción son sus cuatro salas: la principal, llamada Capital, con capacidad para 272 personas; dos más con aforo de 75 sillas cada una y otra, conocida como la Sala E, que tiene carácter experimental y permitirá el cruce de las artes audiovisuales con la música, la danza y el teatro. El moderno edificio de la Cinemateca de Bogotá también cuenta con biblioteca, parqueaderos y zona de comidas.

Juliana Restrepo, directora del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), dice: “Nosotros llamamos este lugar ‘el nuevo centro cultural de las artes audiovisuales de Bogotá’, porque no es solamente una sala de cine, sino que es un centro que va a permitir la investigación, el encuentro, la creación y, por supuesto, la exhibición, pero estamos hablando de un equipamiento mucho más robusto”

Video Las mujeres poderosas de ‘X-Men: Dark Phoenix’ La programación de cine dedica su temporada inaugural a la producción latinoamericana. También hay espacios para una franja infantil, estrenos colombianos –Homo Botanicus o El piedra, que acaba de pasar por salas comerciales– y títulos de estreno como El cuento de las comadrejas, del argentino Juan José Campanella, o las películas francesas Nuestras batallas y Tres viejos amigos.

“A esta cinemateca le ha tocado la era digital, que le permite abrir y contar historias de manera distinta, donde las barreras no existen. No solo es un momento de cambio y transición hacia todas las narrativas digitales e interactivas, sino que continúa trabajando por la memoria y devolverle al público esas memorias”, acota la directora de Proimágenes

El nuevo edificio cuenta con una biblioteca

Foto: Cortesía Math Valbuena

La inversión total de la nueva cinemateca supera los 55.000 millones de pesos, incluyendo obra y dotación. “La arquitectura del edificio es muy especial; se integra con el espacio público (…) Confiamos en que se convierta en un referente del centro de la ciudad, de modo que la gente no solo venga a ver películas, también puede ir a la biblioteca a hacer una consulta especializada, visitar lo que se exhibe en la sala de arte o inscribirse en los talleres de los laboratorios digitales”, agrega Restrepo.

Y ¿qué pasará con la vieja sede de la carrera 7.ª? Regresará a sus orígenes, pues antes de albergar ese templo distrital del cine era una sala alterna del teatro Jorge Eliécer Gaitán. En el futuro, eventualmente, proyectará películas, pero su foco estará en convertirse en un lugar multipropósito para fomentar distintos campos artísticos

“Yo espero que todo ese amor que había por la vieja cinemateca se traslade al nuevo espacio, porque es el resultado de muchas cosas: de la necesidad del sector, de la ampliación de la producción de cine colombiano, de la consolidación de Bogotá como un centro cultural para el país y Latinoamérica”, asegura Villegas

Sofía Gómez G

@s0f1c1ta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá