Entretenimiento

Sánchez: “Un Gobierno de coalición se paralizaría por sus contradicciones”

 Pedro Sánchez, el lunes en la sede del PSOE.  / DAVID CASTRO

Pedro Sánchez  llamará este jueves a  Pablo Iglesias  para reactivar las negociaciones sobre la investidura, tras el  choque que ambos dirigentes evidenciaron el pasado martes durante su reunión en el Congreso . El líder socialista considera que las conversaciones con Podemos, en punto muerto  dos meses y medio después de las elecciones generales,  se han planteado mal desde el primer momento. “Estamos hablando de muchas cosas a la vez y debemos volver al  punto de arranque “, ha dicho el presidente en funciones en TVE. Es decir, primero se deben abordar las medidas que se aplicarán durante la próxima legislatura, si es que echa a andar. Después, si hay acuerdo con los contenidos, la composición del futuro Gobierno, el principal punto de discrepancia, con  Pablo Iglesias  reclamando un Gobierno de  coalición,  en el que él mismo tendría un puesto importante, quizá la vicepresidencia, y Sánchez rechazando esa posibilidad.

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado  muy contundente en su negativa  a gobernar de la mano con Iglesias y otros ministros de Podemos. El principal motivo de su posición, ha dicho, son las  “discrepancias de fondo”  con Podemos en asuntos de Estado. Sobre todo en  Catalunya,  donde los morados abogan por el “derecho de autodeterminación”, recurrieron ante los tribunales la aplicación del artículo 155 de la Constitución y “hablan de presos políticos”. Por lo tanto, en un momento como este, cuando no se descarta una vuelta a la unilateralidad por parte de la Generalitat al calor de la próxima sentencia del Tribunal Supremo en el ‘procés’ (hipótesis a la que el propio Sánchez ha aludido), “un Gobierno de coalición se paralizaría por sus propias  contradicciones internas “.

Sin “prejuicios” Aun así, Sánchez, que ha abierto la puerta a volver a  intentar la investidura en septiembre  si su candidatura fracasa durante el debate fijado para dentro de dos semanas, no ha descartado que haya ministros de las confluencias de Podemos, como  Equo y las mareas gallegas,  si estos tienen reconocido prestigio en los ámbitos de sus carteras. Pero su frase también puede interpretarse como que no rechaza del todo que miembros del propio partido morado acaben ocupando alguna cartera. “A priori no tengo ningún prejuicio ni con militantes ni compañeros y compañeras de Unidas Podemos o de sus confluencias. Hice un Gobierno hace 12 meses donde más de un tercio son personas de reconocido prestigio independientes que no tienen filiación política al PSOE y creo que eso fue premiado por la ciudadanía. Por tanto, si Unidas Podemos tiene un planteamiento semejante a este estaría dispuesto a abrirlo porque me parece que podemos hacer muchas cosas juntos. Pero insisto en que hay elementos centrales de la política de estado que exigen de una cohesión interna que ahora mismo como consecuencia de las discrepancias que nosotros mantenemos no podemos garantizar”, ha dicho. 

“Hoy llamaré al señor Iglesias para poner en marcha  dos equipos que negocien,  para que hablemos de lo que importa a los ciudadanos y a partir de ahí planteemos una solución positiva”, ha anunciado Sánchez. Las posiciones, sin embargo, siguen como estaban. Los socialistas quieren ahora priorizar las medidas sobre los sillones, pero Podemos insiste en que  la negociación debe ser “integral”,  sobre ambos aspectos. “Lo importante no es quiénes van a ser los ministros, sino  las pensiones, el trabajo, la salud… “, ha señalado el líder del PSOE, quien también ha reiterado su propuesta de abordar un  cambio constitucional  para reformar el sistema de elección del presidente y “evitar los bloqueos”.

Temas: Pablo Iglesias Pedro Sánchez Podemos Gobierno PSOE