Deportes

Protestas preceden a redada masiva de ilegales en EEUU

Banco, Banquero, Venezuela, Caracas, Banco Activo, Activo, Banco
Consejos y trucos para conseguir las mejores ofertas en videojuegos del Amazon Prime Day

Chicago, San Ysidro, Los Ángeles

Una protesta en Chicago ayer, otras en el lado estadounidense de la frontera y en Ciudad de México el viernes y la preparación de un esquema de asistencia a los migrantes latinoamericanos ilegales en Estados Unidos preceden a las redadas masivas que el Gobierno de Donald Trump desplegará en nueve ciudades a partir de hoy para deportar a los indocumentados.

 

Chicago

Miles de personas colmaron ayer la Plaza Daley, en el centro de Chicago, para protestar contra las redadas de indocumentados ordenadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Artemio Arreola, de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (Icirr), declaró a Efe que la concentración realizada frente a la Alcaldía, podría superar la estimación inicial de los organizadores de reunir a unas 10.000 personas.

Los manifestantes, que planeaban marchar desde la plaza hasta las oficinas de Inmigración ubicadas a pocas cuadras de distancia, desplegaron carteles donde se leía “Cierren los campos de concentración”, en referencia a las instalaciones donde son recluidos inmigrantes en la frontera, en particular niños.

 

Frontera

“¡Libérenlos ahora!”, un grito repetido el viernes por miles de personas que marcharon al lado de la frontera de Estados Unidos con México para exigir a Trump que cierre sus criticados centros de detención de inmigrantes.

Muchos niños cubiertos con frazadas de emergencia, esas de color aluminio que reciben los indocumentados detenidos, iban al frente de la marcha que llegó hasta el edificio administrativo del punto fronterizo de San Ysidro, California, el más cruzado en todo el mundo.

 

Los Ángeles

En Los Ángeles, líderes sociales californianos crearon ayer los llamados “Comités de resistencia” estadounidense contra las redadas de inmigrantes indocumentados ordenadas por el presidente Donald Trump para que estos no enfrenten solos a agentes de inmigración.

“Cuando a una persona indocumentada le tocan la puerta los agentes del servicio de inmigración (ICE) para deportarlos, se sienten solos, desprotegidos, muchos no saben qué hacer”, dijo a Efe Ron Góchez, portavoz de la Unión del Barrio, uno de los creadores de la iniciativa.

Una persona organizada, como en los Comités de resistencia, sabrá que no está solo, sabrá de sus derechos de no abrir la puerta y de inmediato hablar por teléfono a sus amigos de la organización, quienes se movilizarán para apoyarlo y buscar abogados”, aclaró.

“Cuando agentes del Gobierno llegan a una vivienda y al abrir la puerta no encuentran al que buscan, se llevan a toda persona sin documentos en esa familia”, denunció Góchez durante una reunión de unos 60 activistas e indocumentados.

Ese tema fue discutido ayer en Los Ángeles en el primer encuentro de los “Comités de resistencia” junto con otras inquietudes similares por cientos de organizaciones a nivel nacional. En la reunión, a puerta cerrada y respaldada por el liderazgo de más de 25 organizaciones californianas, indocumentados recibieron instrucción “sobre sus derechos humanos” como inmigrantes.

 

VIOLENCIA

Policía mata a tiros a un incendiario

Un hombre armado que en la madrugada de ayer lanzó bombas incendiarias contra un centro detención de inmigrantes en Tacoma, en el estado de Washington, murió a manos de la Policía, informó esa institución.

  

Las autoridades señalaron que el hombre incendió un vehículo y trató de explotar un tanque de gas propano e incendiar las instalaciones.

  

Cuatro agentes respondieron a una llamada y encontraron al sospechoso armado en las afueras del centro.

 

 Los hechos aún no han sido aclarados por la Policía de Tacoma, y sólo se sabe que dispararon y dieron muerte al hombre, pero se desconoce si éste los atacó.

 

 El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) informó por su parte que ningún empleado del centro, con capacidad de 1.575 camas, “resultó lesionado o estuvo involucrado en este trágico incidente”.