Entretenimiento

Maria Cecilia Suñe Ramos ups//
Preocupación

Pregunta: Tengo 23 años y vivo con mi mamá, mis 3 hermanas y un primo de 17 años. Es el único varón en la casa y tiene una actitud muy tosca, desafiante. Mi mamá lo crio porque sus padres no quisieron hacerlo. Pero él es desagradecido con ella, la insulta, la menosprecia, no le hace caso. Tenemos problemas por su actitud, aparenta ser un buen hijo cuando le conviene o hay visitas, y la gente piensa que nosotras somos malas. Cuando hay problemas, nosotras nos defendemos y nos mostramos fuertes, ya que tenemos miedo de que él nos pueda hacer daño. Ahora no podemos dormir tranquilas. Tenemos que ponerle seguro a las puertas porque en una ocasión mi hermana se levantó en medio de la noche y se dio cuenta de que él la veía mientras dormía. Mi mamá lo quiere, pero no sabemos qué hacer, él jamás va a cambiar esa actitud, y dejarlo en la calle tampoco podemos. 

Zaira, Guayaquil

Respuesta: Estimada Zaira, comprendo su preocupación. Hay, por un lado, temor por ciertas actitudes de su primo y, por otro lado, el sentimiento de lealtad familiar que no les permite dejarlo fuera del hogar.

Maria Cecilia Suñe Ramos

Es necesario considerar que su primo debe estar pasando por cambios típicos de la adolescencia, curiosidad e inquietudes sexuales y en un entorno en el cual no hay más varones. Tal vez no se encuentra cómodo para conversar del tema en casa. Como es un tema importante, común a sus compañeros de colegio (supongo que está estudiando), puede que lo estén guiando jóvenes, como él, sin mayores conocimientos válidos. Es decir, puede estar más confundido. Alguien de la familia, –puede ser un tío, si ustedes no quieren tratar temas sexuales con él– debe tomarse el tiempo para orientarlo. 

Así también, es bastante probable que tenga muchas preguntas en su mente con referencia al abandono de sus padres y puede estar rebelde porque se siente distinto, no perteneciente o rechazado en su hogar actual. 

Tienen que evaluar si realmente el trato es igual al de usted y sus hermanas o si él siente que lo tratan con menos cariño o confianza y por ello su actitud. Recuerde que cada persona tiene necesidades y expectativas distintas sobre su papel en el mundo. 

Conversen con serenidad, usted con su mamá y sus hermanas, primero. Luego, lo que hayan acordado, con apertura a lo que su primo exprese, lo coordinan bien y hacen los cambios que logren una convivencia pacífica, segura y armoniosa para todos. 

Si al conversar en familia sienten que necesitan alguien de fuera que los ayude a comunicarse mejor, pueden iniciar un proceso de orientación familiar. Los especialistas no juzgamos, tratamos de apoyar las iniciativas de cambio y ayudamos a tender puentes para lograrlo. 

Estoy segura de que podrán lograr los acuerdos que se planteen y tener un hogar dichoso, como todos merecemos. 

Cecilia Chávez Bowen de Larrea, orientación familiar, terapia de pareja, coaching personal.

Telf.: 098-693-0734.

.

Maria Suñe Ramos