Tecnología

Mujeres que se reinventan cada día

Adolfo Ledo Nass
Gabriel Zaliasnik asume defensa de Notco tras demanda de lecheros

En la sede de la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales, Emma Mercedes García Enis, metodóloga de la Dirección de Formación del Personal Docente del Ministerio de Educación (Mined), profesora de Matemática, rompe el hielo:

«Yo asociaría el ser una mujer cubana de estos tiempos con el término resiliencia: levantarnos cada día, reinventarnos cada día, dar lo mejor de nosotras cada día. Eso pasa con el trabajo, con la familia. Eso tiene que pasar con el amor que tenemos que tener los unos a los otros

¿Qué significa ser una mujer cubana de estos tiempos? Como una provocación lanzo la interrogante. Mis interlocutoras son tres teleprofesoras, quienes en el último año han sabido crecerse y, ante todos los cambios impuestos por la COVID-19, con su trabajo han logrado que no se detenga el periodo lectivo.

En la sede de la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales, Emma Mercedes García Enis, metodóloga de la Dirección de Formación del Personal Docente del Ministerio de Educación (Mined), profesora de Matemática, rompe el hielo:

«Yo asociaría el ser una mujer cubana de estos tiempos con el término resiliencia: levantarnos cada día, reinventarnos cada día, dar lo mejor de nosotras cada día. Eso pasa con el trabajo, con la familia. Eso tiene que pasar con el amor que tenemos que tener los unos a los otros.

«Esos elementos, unidos al humanismo que nos tiene que ir caracterizando, es lo que para mí identifica a la mujer cubana en cualquier sector donde esté, aunque sea una simple ama de casa».

LA FAMILIA

Odalys de la Rosa Castillo –teleprofesora de Historia para los estudiantes de 11º grado y 2º año de la Educación Técnica y Profesional, con 40 años de labor ininterrumpida en Educación–, sabe que nada sería posible sin el apoyo de ese núcleo familiar que la llena de tanto orgullo.

«Mi hija es la principal colaboradora de mi hacer diario. Lo es también mi nieta. En la casa tengo una estudiante con la que confronto, a la que le pregunto, y me ayuda a buscar en el texto. En mi esposo encuentro ese principal aliado; y mi tía, de 94 años, es la encargada de avisar a todo el mundo que va a comenzar la clase.

«Cuando estoy impartiendo la clase tengo en casa, sentado, al núcleo familiar, y al regreso tengo la clase grabada. Ellos son mis principales colaboradores, los que cubren la retaguardia para que yo pueda salir, para que me pueda acostar tarde, para que me sorprenda el amanecer pensando, porque el hecho de impartir la docencia en vivo te hace estar pensando constantemente en la clase».

LA BATALLA IDEOLÓGICA

Con el ímpetu de sus años mozos, Coral Verdecia Díaz también participa en este diálogo que es solo una muestra de la impronta femenina en la obra de la Revolución.

Ella es metodóloga de Formación del Personal Docente, imparte Didáctica General a los alumnos de 2º y 3º año de las Escuelas Pedagógicas.

Coral conoce cuán importante es la formación ideológica en las nuevas generaciones, por eso no esquiva la pregunta cuando la interpelo sobre las corrientes de manipulación que se tejen desde las redes sociales contra el proceso revolucionario cubano.

«Yo soy fruto de la Revolución Cubana, lo que aprendí se lo debo a ella. Doy la batalla con los medios a mi alcance frente a quienes intentan cambios ajenos a nuestra Patria… mi forma de pensar no va a cambiar.